¿ES MOMENTO DE REPENSAR LA MEJORA CONTÍNUA?



Cuando muchas empresas hoy comienzan el camino de la mejora continua a través de modelos probados por varios años, hay quienes hoy se preguntan si vamos por el camino correcto como es el caso de Ron Ashkenas que escribió un artículo para Harvard Business Review y que quisiera compartir con ustedes.

"Seis Sigma, Kaizen y Lean y otras variaciones de mejoramiento continuo pueden ser perjudiciales para la salud de su organización", mientras puede ser una herejía decir esto, evidencia reciente desde Japón y otros lugares sugiere que es el momento de cuestionar estos métodos.

Hay que admitir que la mejora continua impulsó la economía de Japón, en los años 50 los fabricantes Japoneses tenían una reputación de pésima calidad, pero a través de una cultura de cambio analítico y sistemático, Japón fue capaz de pasar de ser el peor a ser el primero. Comenzando en los 70s, la habilidad del país para crear productos de bajo costo y alta calidad les ayudó a dominar sectores claves como el automotriz las telecomunicaciones y productos electrónicos de consumo. Para completar esta recuperación milagrosa, las compañías occidentales comenzando con Motorola empezaron a adaptar estos métodos Japonenses. Ahora casi todas las compañías las grandes compañías occidentales incluso muchas pequeñas se volcaron a la mejora continua.

¿Pero que ha pasado con Japón? En el último año las compañías de electrónica en Japón han perdido más de $21 billones de dólares y han sido rutinariamente desplazadas por competidores de China, Sur Corea y otros países. Fujio Ando director general de Chibagain Asset Managements sugiere: “La industria de electrónica de consumo en Japón está enfrentando la derrota. Similarmente, la industria automotriz japonesa ha estado plagada de una serie penosos problemas de calidad y ha perdido tasa de mercado con compañías de Corea del Sur e incluso Estados Unidos."

Mirando más allá de Japón, compañías Americanas icónicas en Seis Sigma como Motorola y GE han luchado en los últimos años para ser líderes en innovación. 3M que invirtió fuertemente en mejoramiento continuo ha relajado su metodología Sigma con el objeto de incrementar su flujo de innovación. Como pensador de innovación Vijay Govindarajan dice: “Entre más amarrada está una compañía en control total de calidad, mas va a herir su progreso en innovación. El estado mental necesario, las capacidades necesarias, las métricas necesarias la cultura total que se necesita para generar innovación discontinua son fundamentalmente diferentes”.

¿Debemos abandonar la mejora continua? Absolutamente NO! esta ha creado un valor tremendo y aun dirige la ventaja competitiva en muchas compañías e industrias. Pero tal vez es momento de matizar el enfoque de las siguientes maneras.

Personalizar como y donde aplica el mejoramiento continuo.

Una talla en mejora continua no le sirve a todas las partes de la organización. El tipo de rigor requerido en un ambiente de manufactura puede ser innecesario o a veces destructivo en un área de diseño o de investigación. Seguro que es importante inyectar disciplina en el desarrollo de un servicio o producto pero no tanto que desestimule la creatividad.

Pregúntese si el proceso debería ser mejorado, eliminado o interrumpido.

Muchos proyectos de mejoramiento enfocados en ganar eficiencias no retan los supuestos básicos de lo que se hace. Por ejemplo un equipo seis sigma en una firma de productos de consumo masivo gastó una gran cantidad de tiempo compartiendo información entre la oficina central y la fuerza de ventas pero nunca se preguntó cómo se usaba esta información finalmente, una vez lo hicieron pudieron eliminar datos y liberaron miles de horas que fueron redirigidas a actividades de cara a los clientes.

Evalúe el impacto en la cultura de la compañía.

Dé una fuerte mirada a las implicaciones culturales del mejoramiento continuo. ¿Cómo afecta el comportamiento del día a día? Una mentalidad enfocada a los datos puede estimular a los gerentes para que ignoren la intuición o a ignorar datos anómalos que no encajen en nociones preconcebidas. En otros casos hace que los gerentes sólo orienten sus preguntas a la ejecución o al costo en lugar de explorar ideas mediante experimentación que no podría ser justificada en las métricas tradicionales.

La mejora continua no tiene que ser incompatible con la innovación disruptiva, pero a menos que pensemos en ella de una manera más sutil, filtrada y creativa, podríamos forzar a las compañías a escoger entre las dos.

Para ver el artículo original en ingles:


Un artículo relacionado muy interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario